WILDE EN PIURA

«La importancia de llamarse Ernesto», obra mayor del mítico genio irlandés Oscar Wilde, será presentada por el grupo teatral limeño Reteatrando en el auditorio de la Universidad Nacional de Piura los próximos sábado 5 y domingo 6 de agosto a las 6.30 de la tarde, 122 años después de su estreno en Londres un frío jueves 14 de febrero de 1895.

Un piurano, Paco Chumacero, y una piurana, Gabriela Seminario, tienen los papeles protagónicos. La dirección está a cargo de Neskhen Madueño, un joven que a sus 27 años ha dirigido ya cinco puestas en escena, una de las cuales «La banca» seguirá en cartelera en Lima hasta diciembre. Madueño ha sido formado por la familia de teatreros Chiarella Viale en la Escuela de Teatro Aranwa de Jesús María, en Lima. Completan el elenco Alberto Vidarte, Karla Lozano, Gonzalo Núñez, Angélica Iturbe, Carlos Regalado y Yoshie Yodo, con Joan Manuel Girón como asistente de dirección.

La obra es una comedia de situaciones en la que un joven vive una doble vida a través de una doble identidad, la de Juan Gresford, la verdadera, una vida tranquila y respetable en el campo, y la de un hombre disoluto y extravangante que vive en la ciudad, Ernesto, su hermano imaginario. Un romance, y dos pedidas de mano lo complican todo y ponen en acción lo mejor y lo peor de las costumbres de la época victoriana. Subtitulada por el propio Wilde como una «comedia trivial para gente seria», en su versión original exuda un humor inteligente, despiadado y divertido, pero profundamente marcado por un acento inglés tanto en el uso de las palabras como en el carácter de los personajes. Además la crítica suele referirse a ella no solo como bella y onírica, entre otros elogios, sino también como perfecta; aunque esto último se señala comúnmente respecto de toda la obra de Wilde. Jorge Luis Borges, por ejemplo, decía del irlandés que «su perfección ha sido una desventaja», dado que «su obra es tan armoniosa que podría parecer inevitable e incluso trivial».

Ese juego de apariencias es común en buena parte de la obra de Wilde, pero es mucho más explícito en «La importancia de llamarse Ernesto». Lo es desde el título original («The importance of being Earnest»), que utiliza un juego fonético en la última palabra que permite que pueda leerse y traducirse también como «La importancia de ser “serio” o “formal”». Pero también lo es en la trama y en los parlamentos, que podrían pasar como meras trivialidades si uno no tiene en cuenta estas dos máximas de Wilde: «Nunca hablo en serio de lo que me importa» y «En cuestiones de gran importancia, el estilo, y no la sinceridad, es lo esencial».

En esta versión de Reteatrando, los ingleses de la era victoriana y los peruanos del bicentenario tienen más en común de lo que a primera vista parece; por ejemplo, ellas —y ellos— escribían en diarios cada acontecimiento de su vida, y nosotros lo hacemos en Facebook, un diario, digital, pero diario al modo antiguo en muchos sentidos. Esos acontecimientos y frases comunes, incluso en la gente superficial esconde profundidades fáciles de descubrir para quienes están dispuestos a buscar y a experimentar, y Wilde lo sabía expresar con maestría. Al fin y al cabo los ingleses de hace cien años y los peruanos de hoy son seres humanos tan aborrecibles como agradables; y un piurano no es tan distinto en ello de cualquier otro ser humano

Madueño, al reflexionar sobre las disímiles realidades en que se asientan la obra original y su actual adaptación, arriesga a decir que «la diferencia que podía encontrar en el Perú (puede haber varias) es el “criollismo”; nosotros los peruanos siempre estamos queriendo saber quién es el más vivo, quién es el más rápido. Esas frases que son tan peruanas, que son tan cliché, esa viveza es la que nos caracteriza y es la que he querido expresar en la obra. De la obra original están la historia y las motivaciones de los personajes, porque como ellos todos en diferentes momentos optamos por aparentar, por esconder lo que realmente somos. Pero la esencia de esta versión es peruana.»

Téngase en cuenta que esta obra es fundamental en la trayectoria de Wilde, pues fue la última de teatro que estrenó antes de ser encarcelado pocas semanas después por su homosexualidad, considerada un delito hasta hace pocas décadas en Inglaterra. Incluso el escándalo que lo llevaría a la cárcel ya había iniciado durante los ensayos y daría lugar a que el nombre del autor sea retirado del letrero del teatro y finalmente la obra fuese levantada en medio de una corriente de opinión que se ensañó con un hombre al que en el fondo la élite odiaba por haber confrontado con genio su doble moral. Después de eso Wilde se eclipsó. Los dos años de trabajos forzados en la cárcel de Reading, donde escribió una maravillosa epístola a Lord Alfred Bruce Douglas, su amante y causa de su ruina, acabaron con él. De allí solo salió a terminar de apagarse, y tres años después, en la pobreza, sin amigos, abandonado e incomprendido, murió en París a los 46 años, un 30 de noviembre de 1900, se dice que haciendo gala de su fino humor hasta el último instante.

«La importancia de llamarse Ernesto» es, pues, una muestra portentosa de la confrontación de una forma de ser casi universal, de una doble moral que sigue vigente no solo entre los ingleses sino también entre nosotros. El solo hecho de conocer el resultado de la adaptación de esta obra singularísima hace que valga la pena ir a verla. Otra razón es que la compañía a cargo está formada por gente apasionada por el teatro, todos ellos capaces de aportar una representación profunda y novedosa, actores profesionales que en su mayoría comparten su vocación artística con el ejercicio de otras profesiones (hay tres ingenieros, un economista, dos administradores de empresas, una estudiante de pedagogía, un filósofo, y un contador). El productor Walter Durán está haciendo una importante labor al frente de esta empresa cultural, imprescindible como aporte al desarrollo sostenible de nuestro país.

HACER TEATRO EN PIURA

Si bien Piura es pródiga en actividad cultural literaria (a pesar de la falta de apoyos), carece de actividad teatral relevante. Las puestas en escena se cuentan con los dedos de una mano cada año y la mayor parte de veces se deben a esfuerzos individuales y colectivos enormes que apenas pueden ser apreciados por unos cuantos. Se pierde mucho con esta carencia: el teatro no solamente genera puestos de trabajo sino que también es un espacio de entretenimiento privilegiado, capaz de contribuir con los espectadores en la generación de empatía, conocimiento de otras realidades y otras formas de sentir. Con seguridad, los niños y jóvenes crecerían con mejores herramientas para afrontar la vida en sociedad si el teatro fuese parte de su formación.

El estreno de un clásico en tierras piuranas, a cargo de un director, actores y productores jóvenes, y por añadidura con los papeles protagónicos a cargo de dos piuranos (que no los tienen por su procedencia sino por su calidad) es un llamado de atención para que nos atrevamos a generar una movida teatral perdurable. Debemos dejar de pensar que el buen teatro se hace solamente fuera de Piura, pero para hacerlo debemos exigir también el apoyo del Estado y del sector privado. No olvidemos que fue en Piura, en el desaparecido teatro «Variedades» de la Avenida Grau, que Mario Vargas Llosa, nuestro premio Nobel, estrenó su primera obra de teatro, titulada «La huida del Inca», a los quince años, como expresión de una costumbre arraigada entonces (mediados del siglo pasado) de promover que incluso los estudiantes de secundaria se atrevieran a crear en grande.

Debe destacarse que el grupo brindará una función gratuita para estudiantes de secundaria el sábado 5 de agosto a las 4 de la tarde, lo que constituye una importante contribución no solo a la educación escolar sino a la creación de nuevo público, una acción que debiera corresponder sobre todo al sector estatal. Las entradas para las otras dos funciones, las del sábado 5 y domingo 6 de agosto a las 6.30 pm tienen un costo muy bajo para este tipo de eventos (S/ 25 y S/ 15 soles) y pueden adquirirse en diferentes puntos de la ciudad, en el correo info@reteatrando.com, en el teléfono 960-184-762 y en https://www.atrapalo.pe/entradas/teatro-y-danza/teatro/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s