MERYL STREEP,UNA ACTRIZ SUB-VALORADA

el

Considerada por muchos como la «mejor actriz de todos los tiempos», Mary Louise Streep, Meryl Streep, (Summit, New Yersey, Estados Unidos, 1949, graduada en Arte Dramático en Yale), ha recibido este último enero su trigésima nominación al Globo de Oro y su vigésima nominación al Oscar (16 como mejor actriz y cuatro como mejor actriz de reparto).

Solo en cuanto al Oscar su performance tiene ribetes de leyenda, pues en número de nominaciones supera largamente las marcas de Jack Nicholson y Katharine Hepburn (12 cada uno) y es muy probable que pronto por lo menos iguale la de esta última en premios (cuatro). Pero si de números y récords se trata, se puede decir mucho más. Desde el inicio de su carrera —en 1975 en el teatro («Trelawny of the Wells») y en 1977 en el cine («Julia») y la televisión («The deadliest Season»)— ha sido nominada a más de cuatrocientos premios, es decir, un promedio de diez veces por año, y ha ganado cerca de 160, entre los que destacan tres Oscar, nueve Globo de Oro (el último, del 2017, honorífico), dos BAFTA, dos Premios del Sindicato de Actores, dos Premios de la Crítica Cinematográfica y dos Premios Emmy. Además, es doctora honoris causa de Yale y Princeton, entre otras universidades y ha sido galardonada con la Medalla Nacional a las Artes de la Universidad de Harvard, entre otros múltiples reconocimientos.

En un discurso de premiación, el expresidente Barack Obama recordó que «cuando un periodista le preguntó a Clint Eastwood por qué había elegido a Meryl Streep para protagonizar Los puentes de Madison, este se encogió de hombros y dijo: “Es la mejor actriz del mundo». En esa misma ceremonia, Nora Ephron, que la dirigió en «Julie y Julia» (2009) y que escribió el guion de «Silkwood» (1983) y de «Heartburn» (1986), profetizó que muy pronto Streep haría el papel de Hillary Clinton y le dijo a la excandidata presidencial, presente en la cita: «Cuando la conozcas esta noche estoy segura de que pensarás que es encantadora. Pero lo que hará es impregnarse de ti. Y algún día, verás que protagoniza una película sobre tu vida, y descubrirás con horror que ella es mucho mejor protagonizando tu vida que tú misma». Dichas por Ephron, a quien Streep interpretó en «Heartburn», estas son palabras mayores. Según testimonio de Streep, la misma Bette Davis le escribió una carta en la que le decía que ella era su sucesora en el puesto de primera actriz del cine norteamericano. Por su parte, según datos biográficos, Katharine Hepburn la señalaba como «la mejor actriz de la pantalla grande moderna».

Fuera de los premios y los elogios, Streep ha marcado un camino que han seguido, primero las actrices y luego cualquier mujer que busca abrirse paso en un mundo todavía dominado por hombres. No es poco que en medio de la pesada lucha del siglo XXI por la igualdad de género y contra diversos estereotipos y formas de discriminación, la leyenda de la actuación moderna sea mujer, esté en la cúspide de su actividad siendo una adulta mayor de cerca de setenta años y posea una belleza no convencional por la que el productor Dino de Laurentis la rechazó considerándola «muy fea» para protagonizar «King Kong» en 1976.

Por esta singularidad que nace de una genialidad artística sin fisuras ha terminado siendo sin quererlo una de las personas más influyentes del mundo, lo que le ha permitido prestar su voz a diferentes causas. Al final del famoso discurso del Globo de Oro contra el hoy presidente Trump citó una frase de su amiga Carrie Fisher, la princesa Leia, que no es retórica ni gratuita «Toma tu corazón roto y conviértelo en arte». Es poco conocido que en 1990 Streep interpretó a Fisher cuando se llevó al cine el libro autobiográfico de esta, «Postales desde el filo», centrado en su relación con su madre, Debbie Reynolds y en su dura adicción a las drogas. La cita es por tanto sincera y demuestra cómo asume el papel del artista comprometido, que usa el arte como vehículo para mejorar al hombre y al mundo.

Pero por supuesto esta lista de méritos y premios y su visión progresista (y tal vez edulcorada) dicen muy poco de Meryl Streep. Al fin y al cabo un premio es apenas la opinión de quienes lo otorgan y una gran activista de causas justas puede ser una artista mediocre. Lo que la eleva al pináculo de los gigantes de los últimos cien años es que de los actores y actrices vivos no hay ninguno capaz de alcanzar tantos registros, vivenciar tantas épocas, lugares y oficios, recrear personajes reales hasta hacerlos más verosímiles que los originales, o darle a personajes de ficción matices nuevos que ya no imaginábamos que se les pudiese dar.

Es posible que esta vez la Academia la haya nominado por razones políticas, pero aun así ella ya está por encima de nominaciones y de premios. Son muy pocos los que pueden levantar el nivel de un mal guion o de una dirección gris, los que pueden con su sola presencia justificar el precio y el tiempo que se gastan uno en ir al cine. Incluso con lo poco que se ha visto de su última película, «Florence Foster Jenkins», todavía no estrenada en el país, queda claro que cualquier actor puede ser un digno intermediario entre la persona real y el personaje, pero que solo ella y unos cuantos más son capaces de desaparecer por completo de la escena y hacer aparecer a un ser autónomo, totalmente nuevo y a la vez profundamente conectado con el espectador.

Darle apenas tres Oscar a quien es capaz de todo eso es un acto de evidente subvaloración. Porque en «Kramer vs Kramer», «La decisión de Sophie», «La dama de hierro» (sus tres Oscar), «Memorias de Africa», «Agosto», «La duda», «El ladrón de orquídeas», «El diablo viste a la moda» y buena parte de sus casi cincuenta películas, uno vive sus personajes con la misma estupefacción y gozo con la que se mira boxear a Muhammad Ali, tocar la batería a Buddy Rich o jugar fútbol a Maradona.

(Publicado en el suplemento SEMANA del diario EL TIEMPO de Piura el 29 de enero de 2017.)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s