DÍA DE LA INDEPEN-DENCIA 2

Como ya es costumbre, Hollywood vuelve a echar mano de un taquillazo de los noventa como receta para asegurar público. En el caso de «Día de la Independencia: Contraataque», sin embargo, ese éxito de taquilla apenas es parcial y deja en claro que la fórmula de las secuelas corre el riesgo de agotarse.

El alemán Roland Emmerich y el norteamericano Dean Devlin, director y guionista de ambas películas respectivamente, son considerados los padres de los blockbusters de desastres a partir justamente de «Día de la Independencia», estrenada en 1996 con Will Smith en el protagónico y buena parte del elenco que hoy, con envejecimiento natural de por medio, acompaña a Liam Hemsworth, nuevo líder de la resistencia terrrestre contra los invasores alienígenas.

El guion no se esfuerza por innovar ni a la secuela ni al género. La historia es casi la misma que en la primera, al punto de que el desastre se desata en la misma fecha emblemática de la independencia americana, veinte años después. Lo único que ha cambiado es la mayor dimensión de la amenaza extraterrestre, al menos en tamaño: la nave invasora ocupa casi todo el Atlántico, los ejércitos invasores y defensores son más numerosos (y éste último agrupa a todos los ejércitos del mundo, bajo el liderazgo de Estados Unidos, claro), la reina extraterrestre es gigantesca, la destrucción de las ciudades es más catastrófica, por lo que hay más víctimas. Y un largo etcétera.

Por lo demás, los giros argumentales son los mismos (nadie espera la muerte de los jóvenes caudillos ni que los invasores tengan alguna posibilidad de ganar), las frases épicas tienen el mismo pobre contenido y efecto, las situaciones parecen calcadas de la primera parte y de otras películas igual de planas. Uno termina viendo casi con resignación una obra que le rinde un (excesivo) culto al exceso, presente de cabo a rabo tanto en los estereotipos, los parlamentos, así como en el espectáculo del desastre sin medida. El director parece asumir que en veinte años nada ha cambiado ni en el cine ni en el gusto del espectador.

A estas alturas es fácil distinguir cómo en «Contrataque» se repiten secuencias vistas con anterioridad, por ejemplo, en «La caída de la Casa Blanca» (2013), «10,000 a.C» (2008), «20012» (2009), «El día después de mañana» (2004) y «Godzilla» (1998), todas ellas dirigidas y producidas por el propio Emmerich. Incluso su reina alienígena parece haber sido plagiada de la saga de «Alien» y la esfera extraterrestre aliada, extraída de «2001: Odisea del Espacio» (o de «Wall-E», ya no se sabe) aunque sólo en la forma y sin la profundidad de aquellas historias. Sin embargo, subir las dosis del espectáculo visual ya no parece dar resultado, porque debido a la repetición, hasta los espectadores menos exigentes terminan vacunándose contra él.

En el resultado tampoco ayudan los actores y actrices que solo logran personajes sosos y prescindibles. Liam Hemsworth queda bastantes cuerpos atrás de Will Smith, cuyo carisma lograba levantar sustancialmente sino la calidad, por lo menos la gracia de la primera cinta.

Este es el tipo de cine contra el que luchaba el maestro iraní, Abbas Kiarostami, que acaba de fallecer a los 76 años, un cineasta cuyas pocas películas y cortos son un paliativo necesario frente a esta tendencia absurda e irrefrenable de convertir el cine en apenas una industria, en vez de entenderlo como lo que en esencia es, un arte. Harían bien las cadenas de cine y los espacios alternativos en programar aunque sea «El sabor de las cerezas» (1997, Palma de Oro en el Festival de Cannes) y «Copia certificada» (2010). Con ellas podríamos sacarnos el mal sabor que nos ha dejado esta última película de Emmerich, un director con un gran talento, que corre el riesgo de perderse en el camino.

(Publicado en el suplemento SEMANA del diario EL TIEMPO de Piura el 10 de julio de 2016.)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s