CINE FRANCÉS EN PIURA

La Alianza Francesa de Piura anuncia la proyección en su sede de la francesa «9 meses de condena» (9 mois ferme). Será el martes 4 de agosto a las siete de la noche. Se trata de una película importante que le permite al público piurano acercarse a uno de los mejores cines del mundo y que además mereció dos premios César (el Oscar del cine francés) en el 2014, a la mejor actriz y al mejor guion.

Lamentamos, eso sí, que este estreno deba limitarse, por dejadez de nuestras salas comerciales, a una sola función, y por ello valoramos aún más la iniciativa de la Alianza y esperamos que pueda ampliarla. Sería un gran logro, por ejemplo, que la sexta edición de la semana del cine francés, que desde hace cinco años se presenta en Lima, llegue a Piura el 2016. El gran aporte del cine galo actual merece ser difundido, pues, por ejemplo, la selección proyectada en junio de este año, incluyó algunos de los mejores estrenos de la cartelera limeña, entre ellos, «El viaje de Bettie», «Celos», y la nominada al Oscar 2015 a mejor película extranjera, «Timbuktu». Piura merece contar también con una programación de ese nivel.

EL DIRECTOR

Albert Dupontiel (Saint Germain en Laye, 1964) cuenta en su país con una carrera fructífera como cómico de televisión y de stand-up. A partir de 1996, con su ópera prima «Bernie» se ha convertido en uno de los cineastas franceses más originales, signado por una obra de tono salvaje y algo estrambótico. «9 meses de condena», su quinto largometraje, tiene algo de ello. Inicialmente, iba a ser grabada en inglés con Emma Thompson en el papel principal, pero si bien esto hubiera podido generar una mayor difusión comercial, las condiciones de la productora limitaban seriamente su libertad creativa. Así que Dupontiel optó por preservar esto último y el proyecto, en el que cumple el triple papel de guionista, actor y director, estuvo a punto de naufragar, al no encontrar, además, a la protagonista adecuada. La llegada de la experimentada Sandrine Kiberlain («Infieles», «Las mujeres del sexto piso»), y la persistencia del director permitieron que la película viera la luz.

HISTORIA Y PUESTA EN ESCENA

«9 meses de condena» es una obra difícil de etiquetar, así que la llamaremos, como el mismo Dupontiel lo indica, un drama en tono de comedia, y esa categorización es lo primero que sorprende en la cinta. Aunque diferentes secuencias arrancan sonrisas, es innegable que nos hallamos ante una historia de particular dureza sobre dos personajes solitarios y excéntricos, con profundas dificultades para ser aceptados por la sociedad. Una es Ariane Felder, una mujer de cuarenta años, soltera, sin hijos, sin padres, que desconfía profundamente de los hombres y que se ha forjado una fulgurante carrera como jueza y una reputación de estricta moral, racionalidad y rigor en el ejercicio del cargo. El otro es Bob Nolan, un delincuente de poca monta, en los cuarenta, sin padres, expulsado de cuanto orfanato, familia adoptiva o escuela pasó por su vida. Al igual que la jueza Felder no tiene hijos ni cónyuge; está solo y únicamente encuentra un poco de amor con sus habituales visitas a prostitutas citadinas. Tampoco tiene educación, inteligencia ni, al parecer, futuro.

No hay forma de que estos personajes puedan confluir dramática y solventemente en una historia creíble. Salvo en el cine francés y bajo la pluma y dirección de Dupontiel, que se ha vuelto un especialista en darle verosimilitud narrativa a historias absurdas y a personajes limítrofes como estos en que una jueza tiene la única noche loca de su vida y queda embarazada, por el puro azar, de un delincuente acusado de cortarle los miembros y comerse los ojos de un octogenario al que robó. Para hacer más irracional la trama, estamos ante una mujer que no recuerda nada de aquella noche, que descubre su embarazo recién seis meses después y que debe realizar su propia investigación “judicial” para averiguar la identidad del padre. Este profundo desaguisado debe ser resuelto, además, teniendo como telón de fondo el sistema judicial francés con sus jueces, policías y abogados, en algunos aspectos tan enrevesado e injusto como el peruano.

Por supuesto una situación como esta solo puede llegar a buen puerto con un humor negro y una mirada sarcástica y a ratos cínica que, sin embargo, resulta fresca y entretenida. En ello el cine francés nos ha dado sobrados ejemplos y nos ha mostrado un cine que incluso en clave de humor no le rehúye a temas tan polémicos como el aborto, el sexo casual, la degradación de la justicia y los crímenes más atroces. Hay ciertos aspectos con los que no terminamos de estar de acuerdo. Por ejemplo, escenas propias del cine gore que parecen ajenas a la obra.

Lo que agradecemos, sin embargo, es mucho más: un guion inteligente que evita los mensajes moralizantes y que se aleja nítidamente de un filón romántico que bajo los parámetros del cine comercial hubiera sido inevitable. También destacamos un manejo magistral de la fotografía, del color, de los encuadres y perspectivas, que son absolutamente funcionales al tono de la narración y, en el mismo nivel, resaltamos a un elenco de actores franceses de altísima calidad que, en los escasos 84 minutos de duración, ni siquiera nos hacen extrañar a Emma Thompson.

(Versión extendida de un artículo publicado en el suplemento SEMANA del diario El Tiempo de Piura, el 2 de agosto de 2015.)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s